Biomasa



El término biomasa se refiere al conjunto de toda la materia orgánica de origen vegetal o animal, que incluye los materiales que proceden de la transformación natural o artificial. La energía que se puede obtener de la biomasa proviene de la luz solar, la cual, gracias al proceso de fotosíntesis, es aprovechada por las plantas verdes y transformada en energía que queda acumulada en el interior de sus células.

Esta energía puede ser traspasada por la cadena alimentaria en el reino animal. La energía acumulada en la biomasa puede ser liberada sometiéndola a diversos procesos de aprovechamiento energético.

El aprovechamiento de la energía de la biomasa contribuye notablemente a la mejora y conservación del medio, ya que no tiene un impacto medioambiental significativo, dado que el CO2 que se libera a la atmósfera durante la combustión ha sido previamente captado por los vegetales durante su crecimiento; por tanto, el balance final es nulo.

Aplicaciones

Aplicaciones eléctricas

La combustión de la biomasa en una caldera permite generar vapor a alta presión y temperatura, que se expande en una turbina de vapor generando energía eléctrica.

También es posible la utilización de la biomasa en cogeneraciones existentes (con motores alternativos, turbinas de gas o turbinas de vapor) a partir de las tecnologías de gasificación y pirólisis.

Aplicaciones térmicas

El proceso de combustión de la biomasa leñosa permite generar un fluido térmico (vapor, agua caliente, aceite térmico, etc) que posibilita un aprovechamiento directo y el ahorro de combustibles fósiles derivados del petroli.

Así de una manera directa, la combustión de los residuos forestales y agrícolas pueden ser una fuente energética para calefacción en el ámbito doméstico, tanto en instalaciones individuales como colectivas.

 

VIDEO DE BIOMASA

Biomasa – Dual Therm
Biomasa, la energia que nos da el bosque.

 

Fuente: Ir al texto original

Más información

Documentación